log in
Super User

Super User

“No, el agua para consumo humano no está en peligro, pero si les preocupa que reduzcan la demanda para regadío”, los Ribereños contestan a López Miras, a quien califican de “mentiroso y populista”

La Asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía considera que las declaraciones del presidente de la Región de Murcia son “falsas y alarmistas, peligrosas y alejadas de la ciencia como todo el populismo del que se han alimentado durante cuarenta años”. Al respecto de la Mancomunidad de Aguas del Taibilla, recuerdan como hace apenas dos años salieron las imágenes de un resort vacacional limpiando las calles con agua potable, “primero hay que racionalizar la demanda y tratar de adecuarla a las posibilidades de la propia cuenca”, señalan.

Gobierno de Murcia y Agricultores volvieron a salir a la calle en doce municipios de la Región y cuatro de Alicante y Almería, “con el populismo por bandera”, lamentan los Ribereños de Entrepeñas y Buendía, que asisten “perplejos” a una nueva “ofensiva de los responsables del ecocidio del Tajo y el Mar Menor, que salen a lanzar proclamas y amenazar con violencia a quienes tratan de defender el patrimonio de todos los españoles”.

La Asociación de Municipios Ribereños siempre se ha mostrado partidaria de aceptar trasvases para consumo humano, “pero supeditados lógicamente a una racionalización de la demanda agrícola y turística”. No consideran lógico ni sostenible seguir aumentando hectáreas de regadío si consideran que el consumo humano está en peligro. “El déficit del Segura es puramente antropogénico, la demanda para uso agrícola está muy por encima de lo que podría ser considerado sostenible, incluso con la existencia del Trasvase”.

“Cada vez engañan a menos gente, pero es importante que desde el Ministerio de Transición Ecológica se invierta fuertemente en hacer una comunicación pedagógica que explique bien el problema en el Levante: no podemos pagarles el chiringuito entre todos los españoles”, demandan los Ribereños.

Los Ribereños celebran la aprobación del cambio de reglas del trasvase en segunda ronda, pero recuerdan que a quien más beneficia es a los regantes

La Asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía se muestra escéptica ante la posibilidad de abrir un nuevo debate con la agroindustria, “viendo cómo reaccionan, organizando manifestaciones en Madrid incluso, ante un cambio que les beneficia, qué no harán cuando les toque aceptar su insostenibilidad”. Las nuevas normas simplemente redistribuyen las transferencias a lo largo del año para evitar periodos de excepcionalidad hídrica y trasvases cero.

Los miembros del Consejo Nacional del Agua dieron de nuevo su respaldo para que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico modifique las reglas de explotación del Trasvase Tajo-Segura. La medida se había sometido a una segunda vuelta ante lo sensible del asunto y las suspicacias levantadas. “Polémica estéril que viene desde donde siempre, buscando rédito político con el viejo lema del ‘agua para todos’ que rescatan a la mínima sin pararse siquiera un momento a reflexionar, porque esta modificación, contemplada en la ley, les beneficia principalmente a ellos”, sentencia Borja Castro, vicepresidente de la Asociación de Municipios Ribereños.

En la misma línea, la presidenta María de los Ángeles Sierra lamenta “la actitud del SCRATS y sus acólitos del Gobierno de Murcia, siempre llorando, como la gata Flora; se toque lo que se toque, lloran, si hay sequía, si llueve, todo les viene mal, nunca es buen momento”.

El cambio de reglas, que reduce los envíos máximos por decreto de 38 hm3 a 27 hm3 beneficia principalmente a los regantes, que al cabo del año reciben prácticamente la misma cantidad de agua y evitan el riesgo de caer en Nivel 3, donde el envío es a decisión del Ministerio, o en Nivel 4, cuando directamente no hay envío.

“Si esta beligerancia la muestran contra un cambio que les beneficia, salvo que tengan intereses ocultos en los decretos de sequía que perjudican a los regantes tradicionales, cómo vamos a plantear un diálogo con ellos para explicarles que el Trasvase es insostenible”, lamentan desde los Ribereños. “La realidad es tozuda y el cambio climático no admite réplicas, no es cuestión de opiniones o política”.

La Comisión de Explotación sentencia a Entrepeñas y Buendía, que dicen adiós al verano ya en abril

El representante de la CHT, que volvió a “ejercer de Don Tancredo” en palabras de los ribereños, confirmó que el setenta y cinco por ciento del agua está saliendo del embalse de Entrepeñas, con menor capacidad que Buendía, un desequilibrio que provoca aún más daño. Entra menos agua de la que consideran los informes del Ministerio, pero se trasvasan veintidós metros cúbicos por segundo, dos hectómetros cúbicos al día; el canal de Isabel II tiene 16 m3 por segundo, por lo que podría abastecerse a una comunidad autónoma como Madrid sin problema con ese volumen de agua.

Hay ligas que se pierden en diciembre y veranos que se pierden en abril, la Asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía vuelve a contemplar con impotencia cómo se desaprovecha un nuevo ciclo húmedo y las previsiones les envían a Nivel 3 para comienzos de junio. “Cuando más falta nos hará el agua, será otro verano cuando no la tengamos”, lamenta su presidenta, María de los Ángeles Sierra. “El olor a lodo y podredumbre nos acerca al Mar Menor, pero no atrae precisamente Turismo sino pobreza y enfermedad”.

“La vida pasa y el Trasvase sigue, cumpliendo escrupulosamente la ley del Memorándum que obliga a enviar el agua, pero haciendo la vista gorda con la parte en la que se habla de la prioridad de almacenaje en la cuenca cedente”, denuncia el vicepresidente Borja Castro, que considera “innecesarias las derivaciones de agua porque hay agua de sobra en la cuenca del Segura y más que va a haber el próximo jueves, cuando dios no lo quiera, tengamos que lamentar de nuevo las roturaciones salvajes en torno a ciudades como Los Alcázares por culpa de nuevas inundaciones”.

Sigue habiendo 120 hectómetros cúbicos del sistema trasvase almacenado y los embalses del Segura están al cuarenta por ciento. Está siendo un año especialmente húmedo en la Región de Murcia, han sobrevivido más de medio año sin trasvase y sin consumir sus propios recursos. Siquiera las desaladoras, que continúan sin utilizarse a pesar de todas las advertencias de Europa al respecto.

Mientras, el cambio de las reglas va lento y todavía debe esperar una segunda ronda de reuniones en el Consejo Nacional del Agua, lo que podría tardar todavía meses. “Al ritmo que van, cuando quieran aplicar las modificaciones tendrán que volver a redactarlas para cumplir con los caudales ecológicos en 2022”.

Unidad contra el Trasvase: los veintidós alcaldes Ribereños juntos para reclamar las necesidades de la cuenca cedente

Los alcaldes de la Asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía se agruparon en un acto simbólico en torno a un gigantesco lazo en dos tonos de azul para lanzar un mensaje claro al Ministerio de Transición Ecológica: este año hay que cumplir la sentencia del Tribunal Supremo y poner fin a la sed insaciable de la agroindustria del Levante. Los Ribereños reclaman una lámina mínima estable de 1000 hm3, alrededor del cuarenta por ciento de la capacidad de los embalses.

En vísperas de celebrar el Día Mundial del Agua, los alcaldes Ribereños celebraron un acto de unión para trasladar su malestar y sus inquietudes al Ministerio de Transición Ecológica. Este año es el momento, la ventana de oportunidad clave para terminar con más de cuarenta años de dislate ecológico. Este año se presentan los nuevos planes hidrológicos de cuenca en los que han de establecerse los caudales ecológicos que exige la sentencia dictaminada por el Tribunal Supremo.

“Estamos ante una oportunidad histórica de cambiar el destino de nuestros pueblos”, explicaba el vicepresidente de la Asociación, Borja Castro, ante los medios que acudieron a la convocatoria. “Ningún Gobierno ha tenido tanto a favor para hacer justicia y solucionar el gran problema que atenaza al Tajo, asfixia al Mar Menor y ahoga a localidades como Los Alcázares en cuanto llueve en la Región de Murcia”. Para Castro, “todo tiene un mismo origen: la agricultura industrial; y una solución: cesar el envío de agua que lleva cuarenta años alimentando el descontrol al otro lado de la tubería”.

Los veintidós alcaldes desplegaron un gran lazo y dos pancartas, alrededor de las cuales realizaron un corro para exorcizar al demonio que lleva cuarenta años empobreciendo su comarca: el Trasvase. La presidenta, María de los Ángeles Sierra dio lectura al manifiesto junto a Borja Castro, en el que resumieron las principales reivindicaciones de la asociación:

1. El cierre definitivo del trasvase Tajo-Segura.

2. Mientras se mantenga operativo, la modificación de las reglas de explotación, y el aumento de los niveles mínimos no trasvasables desde Entrepeñas y Buendía. Es imprescindible elevar ese mínimo no trasvasable, una lámina estable para garantizar tanto nuestro desarrollo, como las reservas para el propio Tajo, y los volúmenes necesarios para los nuevos caudales ecológicos que ha de fijar el nuevo Plan de cuenca, hasta el 40 % de los embalses, en el entorno de los 1.000 hectómetros cúbicos.

3. La realización de inversiones en nuestra comarca por parte del Gobierno de España, y especialmente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico; principalmente mejoras hidráulicas y depuraciones de aguas, así como actuaciones enfocadas a fijar población, mejorar comunicaciones y telecomunicaciones, dentro de la estrategia nacional de desarrollo y potenciación de la España vacía.

4. Incremento del uso público de los embalses, de su actividad turística, deportiva y medioambiental con la puesta en marcha del "Plan de Fomente de Uso Público y Adecuación Medioambiental del Entorno de los Embalses de Entrepeñas y Buendía" diseñado en el año 2007 por el propio Ministerio de Medio Ambiente; y la gestión de los embalses para que su potencial pueda ser aprovechado por nuestros municipios y sus visitantes.

5. Por parte del Sindicato Central de Regantes del Trasvase Tajo-Segura se pagan anualmente a la Comunidad de Castilla La Mancha en torno a 5 millones de euros. Esas cantidades no llegan a nuestros municipios como la propia ley establece. Entendemos que el gobierno regional debe invertir la mayor parte de esas cantidades en los municipios ribereños de Entrepeñas y Buendía.

6. La Asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía exige su derecho prioritario al uso del agua como cuenca cedente, y reclama dotaciones de las reservas almacenadas en Entrepeñas y Buendía para regadíos sociales que fijen población.

Subscribe to this RSS feed